Luis Brea


Es sorprendente la capacidad que tiene el indie para depurar aquellas cualidades que le sirven como pauta estética, pero se dan en un artista que jamás será parte del olimpo del “movimiento”. O quizá sí; lo moderno es cuestión de tiempo.
Las voces que ayer se izaron contra la relamida métrica de Joaquín Sabina, diciendo de él que era un cronista tedioso, hoy dicen de Luis Brea, entre aplausos, que practica una suerte de “costumbrismo malasañero”. Hacen de él un cronista también, y lo vinculan con la extravagante tradición literaria.
Una cosa está clara, la diferencia entre ambos es evidente a nivel musical. Mientras que el de Madrid aborda un sonido que sabe a la mejor roña elegante del low-fi, los discos del ubetense son un buen ejemplo de falta de evolución sonora. Sin embargo, lo que se evita decir, es que a nivel lírico hay un puente entre Luis Brea y Joaquín Sabina. ¡Horror! Es cierto, no hay generación sin cronista, y no hay cronista que no sea integrado. Joaquín llevaba barba y guitarra de palo, Luis usa Wayfarer y tiene un estilo british vistiendo.
Resumiendo, Luis Brea es el bardo que sintetiza la madurez del indie patrio, evoca de forma magistral el triunfo de lo corriente y refleja con socarronería lo mejor de cada portal. Es un deleite ver como conecta de forma tan sincera y destripa a toda una generación, aquella que al borde los cuarenta, ha entendido que de mudarse al centro uno no se gana la vida sino es sirviendo copas. También hay excepciones.
Su primer trabajo en solitario, De lo dicho nada, es un buen retrato que recoge las filias y obsesiones de la gente que él ve cada noche pululando desde la barra del Fotomatón. Encontramos en éste, cortes que son pequeños himnos, como “Botellas de Mahou” (toa la cara de vivir en el centro) o “Dicen por ahí”, una bossa rumbera que recuerda en lo que cuenta a la irónica confesión de Kevin Johansen en “Desde que te perdí”.
De momento, nos queda saborear el regusto que Luis Brea dibuja en sus instantáneas. Trataremos de colarnos en ellas mientras aún sea vigente. De todos modos, ya lo dije antes, lo demodé no es más que un jersey viejo en el armario que espera paciente a que le des la vuelta y lo endioses de nuevo.

Escrito por: Luis Domercq

La Trinchera Comunicación

Luis Brea
Realización, Fotografía y Edición: Juan Aragonés Op. Cámara: One Dragones y Karlos Sanz. Sonido: David Gonzalez. Fotofija: Karlos Sanz, Addiciones Mag y One Dragones
Una producción de DESUBICADOS.TV.
Localización: Almacenes de Aragón, Corredera Baja de San Pablo. Madrid, Marzo de 2011.
Esta entrada fue publicada en Artista. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Luis Brea

  1. Fabián dice:

    Llegué a la página siguiendo videos de NO TE VA GUSTAR, y “Dicen por ahí” es el que más me gustó de todos, genial el video y la canción. Mis saludos a Luis, gran artista. Excelente la página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*