Pasajero

Desde bien pequeña me inculcaron que la mejor manera de aprender y conocerte es viajando. A mi no me costó mucho llevar a cabo ese gran consejo. Nací nerviosa y con ganas de empaparme de todo lo que me rodeaba, crecí aún más nerviosa por saborear los cinco sentidos y maduré para asentar todas las vivencias pasadas y para descubrir todas las que me quedan.
Sí. No me quejo. He viajado en avión, en tren, en barco, en coche, en moto, en bici y hasta es un carro de un supermercado. Pero también lo he hecho de otra forma y quizás esa sea mi preferida. Viajar a través de la música. Menuda maravilla de viaje y encima nunca acaba. Mi transporte son las melodías y puedo llegar a la Luna si me lo propongo. En un día puedo viajar a cientos de lugares. Hoy por ejemplo he ido a Londres y Cuba. Es lo que tiene la música, que está en todas partes. Y que bien que sea así. Destinos preferidos tengo muchos pero hay uno al que voy cada día y sin moverme de la ciudad. Sí. Así es. Siempre me encuentro a mucha gente que quiere viajar a ese destino. No me extraña. El transporte al que has de montar te ofrece los mejores momentos. No llevas cinturón de seguridad, no hay turbulencias incómodas y no te has de tomar una pastilla para no marearte. Este viaje es diferente. Sabes que los pasajeros que van contigo tienen la misma inquietud que tú: Aman la música. Y es que la tripulación merece la pena. Mucho. Saben lo que hacen para mantenernos expectantes en todo momento. Sonidos que transmiten y se te quedan clavados en la cabeza y en el corazón y encima la aerolínea (musical) se llama “Pasajero”. ¡Qué más se puede pedir!
Cada día me costaba mucho volver de ese viaje. Por eso un día decidí no volver. Y ellos se alegraron de que no lo hiciera. Demasiados momentos vividos junto a ellos. Viajes de risas, sollozos, confidencias y de quererse mucho. Todo eso siempre envuelto de música. Su música.
Así que permitidme la osadía de deciros que miréis vuestras agendas y saquéis unos minutos cada día para iros con ellos: cuatro hombres que aman lo que hacen y perseveran siempre para que no acabe la música.
Aviso: Siempre hay overbooking (por algo será ¿no?) pero no os preocupéis que ellos siempre sacan un hueco para que toda persona viaje con ellos.

Escrito por: María Del Río

Ernie Producciones

Pasajero
Realización, Fotografía y Edición: Juan Aragonés. Op. Cámara: Karlos Sanz y Juan Aragonés. Sonido Directo: Jaime Barros. Mezcla Sonido: Bendito Sonido. Fotofija: One Dragones.
Una producción de María Del Río y Juan Aragonés para DESUBICADOS.TV.
Localización: Azootea Arquitectura, Madrid, Marzo de 2015.
Esta entrada fue publicada en Artista. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*